Melón gelatinado con sopa de sandía

publicado en: Blog, Cremas | 0

Hoy os traemos una receta fantástica con melón: Melón gelatinado con sopa de sandía.

El melón es sin duda una de las frutas más refrescantes y dulces del verano, y ello es debido a que contienen un 90% de agua, carbohidratos (sacarosa y sucrosa), pocas calorías y poca fibra.

batidora melón

Su origen no es muy preciso (África, India, China…) aunque ya se consumía en época de romanos. En España se introdujo de mano de los árabes y desde entonces el gusto por esta fruta no ha decaído en ningún momento. Además, hay muchas variedades de esta rica fruta que contiene propiedades beneficiosas para los huesos y dientes, los glóbulos rojos, la vista, el cabello, la piel… Recomendado también para diabéticos y obesos, para eliminar toxinas, para el sistema nervioso, y dietas de adelgazamiento.

Es precisamente el periodo estival la mejor época para consumir el melón, ya sea como fruta en sí, postre, en ensaladas, macedonias, etc.

Se recomienda conservar en la parte menos fría del frigorífico, y si está abierto, aislado o protegido de los demás alimento.

Como hacer la crema con la batidora

Pon cuatro hojas de gelatina a remojar en un bol con agua fría. A continuación mezcla un vaso de agua con dos cucharadas de azúcar y caliéntalo en el microondas hasta conseguir un jarabe ligero. Escurre las gelatinas e introdúcelas en el jarabe caliente, y mezcla hasta disolver.

Limpia una sandía, trocéala y tritúrala en la batidora. Del mismo modo, abre el melón, retira las pepitas, trocéalo y colócalo en un vaso batidor para triturar con batidora eléctrica. Añade el jarabe con gelatinas al melón, mezcla y cuélalo. Sirve en moldes individuales y mételos en la nevera durante un par de horas, también la sopa de sandía.

Antes de servir, retira la pulpa de la sopa de sandía y cuélala.

Introduce con cuidado los moldes en un recipiente con agua caliente para que se suelten mejor, y suelta los bordes con un cuchillo. Sirve en platos individuales, la gelatina de melón con un poco de sopa y unas hojas de menta como decoración.

Si tras dos horas, la gelatina de melón no hubiera espesado, retira los moldes del frigorífico, colócalos en un recipiente, añade más gelatina (primero remojada en agua fría y disuelta en un poco de agua caliente), bate nuevamente con la batidora eléctrica y vierte en los moldes y de nuevo a la nevera durante dos horas.

 

Dejar una opinión